Los 6 consejos que deberías seguir para cambiar hábitos
15631
single,single-post,postid-15631,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Cómo cambiar los hábitos.

6 Pasos básicos para cambiar hábitos


Según la RAE, un hábito por definición es el modo específico de actuar adquirido por actos por repetición o por instinto. Los hábitos son naturales e increíblemente poderosos. Nos ayudan a automatizar nuestras vidas permitiéndonos liberar nuestra atención y facultades para otros usos y la velocidad con la que los adoptamos es asombrosa. Los hábitos nos ayudan a sobrevivir y ser más eficaces pero también pueden mantenernos atrapados en formas negativas de pensamiento y de conducta. Y entonces deberíamos cambiar hábitos. Podemos llegar a repetir incesantemente por costumbre cualquier forma imaginable de hacernos daño a nosotros mismos sin darnos cuenta.

El problema es que no existen de forma aislada, forman redes con otros hábitos que los arraigan y los refuerzan. Las estructuras de hábitos pueden ser tan sólidas como una tela de araña. Aunque los hábitos de manera conjunta sean una red muy sólida podemos modificarlos y romperlos de uno en uno. Cambiar hábitos no es fácil, pero tal y como dijo el padre del taoísmo Lao-Tse: “Un viaje de mil kilómetros comienza por un sólo paso”.

Centrándonos más en las conductas alimentarias, los hábitos relacionados con nuestra manera de comer están muy arraigados porque proceden de nuestra infancia y nuestra adolescencia. Nuestro entorno, familia, amigos han inducido a nuestra relación con la alimentación, ya sea por deceso o exceso, por asociación… Cuando una persona intenta romper con hábitos muy anclados en su interior simplemente cambiando los alimentos que se ingieren, normalmente fracasan en es intento de cambio.  Esos hábitos están tan enraizados que le volverán a empujar hacía esas conductas dañinas. La clave está en tomar conciencia de todos los comportamientos relacionados con la alimentación y sus asociaciones.

Alguien dijo una vez: Los malos hábitos son como una cama cómoda, es fácil caer en ella pero muy difícil dejarla”.

Pero, ¿Cómo se crean esos hábitos? Nuestro cerebro recibe una señal (llegada a casa después de trabajar) originada por una necesidad (algo dulce que tengo asociado al relax) nos lleva a una conducta determinada y rutinaria (comer una tostada de Nutella tirada en el sofá al llegar a casa) y recibimos finalmente una recompensa (confort, relax y satisfacción).

Las 3 erres cambiar hábitos

Y ahora bien, ¿Cómo podemos cambiar hábitos?

Para cambiar de hábitos lo primero es TOMAR CONCIENCIA de los comportamientos o actitudes que perjudica nuestra salud. Hay que indagar por medio de preguntas poderosas y diferentes dinámicas o ejercicios cuales son las barreras y obstáculos que nos impiden llegar al objetivo o meta ( perder peso, sentirnos más atractivos…)

BUSCAR LA MOTIVACIÓN para cambiar. Una vez que hemos tomado conciencia de cuales son nuestros hábitos dañinos o barreras tenemos que buscar la motivación que necesitas para cambiar. La motivación es el motor del cambio. Normalmente, la motivación está ligada a muchos procesos cognitivos como el aprendizaje, la memoria y , especialmente con la emoción. Si tus objetivos no son relevantes para ti y no te emocionan de alguna manera, puedes llegar a abandonarlos. Sin emoción no habrá la ilusión y la fuerza necesaria para superar limitaciones y miedos. Por ejemplo, si te encanta el senderismo pero por tu sobrepeso tienes problemas de salud, una mala circulación que te impide andar y realizar grandes recorridos en montaña. La motivación  en este caso sería mejorar tu salud, sentirte ligera y libre para no sentir dolor en esos recorridos de montaña que tanto te gustaría hacer.

MARCARSE UN OBJETIVO CONCRETO.  Debes marcarte una META que sea Medible, Específica, Marcada en un Tiempo concreto y Alcanzable. Y construir un camino de pequeñas acciones para llegar a ella. Plantearse objetivos pequeños como por ejemplo, beber más agua, marcarme horarios o llevarme un manzana para el almuerzo harán  que cambiar de hábitos  sea más sencillo y paulatino, y por lo tanto, más efectivo.

CAMBIAR HÁBITOSCambiar de hábitos por SUSTITUCIÓN. Volvemos al ejemplo de la Nutella al llegar a casa. Si necesitamos relajarnos, ¿por qué no nos preparamos un baño con espuma y una velas en lugar de doparnos con chocolate?. Como dijo Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Genera nuevos rituales que te produzcan la misma sensación de placer te ayudarán a conseguir tu meta y cambiar de hábitos.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta para cambiar hábitos, no sólo nutricionales, sino de cualquier carácter es la FRECUENCIA Y REPETICIÓN. La constancia es la clave junto a la fuerza de voluntad. Mantener un control de tu evolución también te ayudará a mantenerte motivado.

Otro punto fundamental para acabar con los malos hábitos es la RECOMPENSA. Sin recompensa después del cambio volveremos a nuestras conductas anteriores de manera automática. Sin premio no hay motivación.

6 Pasos básicos para cambiar hábitos
5 (100%) 1 vote

Nadie ha comentado todavía. ¿No quieres ser el primero en hacerlo?

¡Anímate! ¡Escríbe un comentario!