Mindful eating: aprender a saborear, disfrutar y sentir los alimentos
16093
post-template-default,single,single-post,postid-16093,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Entrada mindful eating

Mindful eating: aprender a saborear, disfrutar y sentir los alimentos


¿Has cerrado los ojos al morder una zanahoria y has notado como explota el sabor en tu boca? ¿Alguna vez has oído una uva pasa? ¿Has sentido como el alimento se incorpora a tu organismo tras la ingesta? ¿Realmente conoces los sabores de las cosas que comes? ¿Detectas lo bien o mal qué te sienta cierto tipo de alimento? Probablemente has contestado no a la mayoría de estas cuestiones. El mindful eating te enseña a comer consciente, a disfrutar de los alimentos cómo nunca lo habías hecho y, sobre todo, te abre la puerta a vivir de una manera sana, consciente y activa.  Este método te dará la oportunidad a establecer una nueva relación con la comida que te llevará a conocerte, amar tu cuerpo, aumentar y reforzar tu autoestima.

El mindful eating surge como  un modo de aplicar la meditación mindfulness a la alimentación. El mindful eating tiene como base principal la filosofía de este tipo de meditación: dejar de vivir con el “piloto automático”, tomar conciencia de lo que experimentamos y conseguir aceptar con amabilidad nuestras emociones. Dejar de vivir rápido, pensar, parar al menos un minuto a observar lo que nos rodea, escuchar nuestro cuerpo y lo que sentimos son la base principal para ser feliz. Si fuéramos conscientes de cada detalle que integra nuestra vida seríamos capaces de vivir más despiertos, de ser más valientes, de vivir con un sentido más profundo de las cosas, de ser más creativos, más pragmáticos y más tranquilos.

Mindful eating

La toma de conciencia en mindful eating.

La toma de conciencia por medio de la alimentación consciente te llegará a través de las respuestas de las siguientes cuestiones: ¿Qué como?, ¿Cuánto como?, ¿Cuándo como?, ¿Por qué como? ¿Cómo como? O ¿De dónde procede lo que como? A través de la meditación, la visualización y otras técnicas de entrenamiento mental podrás llegar a un nivel alto de autoconocimiento, gracias a la toma de conciencia de un proceso completo de alimentación. Podrás identificar qué alimentos rechaza tu cuerpo, qué te sienta mejor o sí estás suficientemente saciado. Todo esto ayuda a controlar nuestro comportamiento con la comida, disfrutando más del momento y evitando atracones o comer de manera compulsiva.

Tómate la comida como un acto de amor a ti mismo, no cómo un castigo o una manera de llenar tus vacíos emocionales. ¿Cuándo estás triste te diriges directamente a la nevera por la tableta de chocolate? ¿Cómo te sientes físicamente cuando tienes hambre: vacío en el estómago, dolor de cabeza o presión en el pecho? Cada síntoma físico tiene un diagnóstico diferente y aprenderás a identificar cada uno de ellos. Cuando el hambre no es el problema, la comida no es la solución. Planifica, cuida tu dieta y prepara los alimentos con el cariño que sueles darte la crema hidratante cada mañana después de la ducha.

Sigue estos pasos básicos para comenzar a practicar mindful eating y comenzar a mimarte:

  1. Antes de comer, tómate un segundo para respirar y conectar con tu cuerpo.
  2. Toma un vaso de agua despacio antes de empezar a comer.
  3. Siéntate tranquilo, silencia el teléfono y apaga la tele.
  4. Elige un lugar de la casa o restaurante agradable, tanto si estás sólo o acompañado.
  5. Dedica tiempo al acto de comer: mínimo 20 o 30 minutos.
  6. Elige un menú variado y equilibrado y ten cuidado con las cantidades.
  7. Come despacio: mastica poco a poco.
  8. Saborea cada bocado y cada textura.
  9. Observa si tus pensamientos vuelan o están en la acción, en comer.
  10. Cuando te sientas satisfecho, para y deja de comer. No tengas nunca la sensación de estar lleno.
  11. Prueba esta manera de comer un par de veces por semana.
  12. Anota todo lo que hayas sentido y experimentado.

mindful eating alimentación

Los beneficios principales del mindful eating podemos dividirlos en 3 niveles:

  1. Nivel emocional: Mejorarás tu relación con la comida generando un estado mental saludable en torno a la alimentación. Desarrollarás una sensación de equilibrio, disminuyendo la ansiedad, los deseos compulsivos y los atracones. Diferenciarás a la perfección entre el hambre físico y el emocional.
  2. Nivel físico: Aumentarás la conciencia corporal conectando con tu cuerpo y sus necesidades. Te ayudará a regular tu peso gracias a aprender a escuchar a tu cuerpo.
  3. Nivel vital a largo plazo: Mayor autoconocimiento de tus emociones, ampliarás la conciencia sobre ti mismo. Aprenderás nutrición descubriendo los alimentos que son saludables para tu organismo. Será el primer paso para cambiar tu estilo de alimentación generando nuevos hábitos de manera consciente.

Y ahora sólo te queda incorporar esta maravillosa práctica a tu vida, ¡anímate a probarlo!

Mindful eating: aprender a saborear, disfrutar y sentir los alimentos
5 (100%) 2 votes

Nadie ha comentado todavía. ¿No quieres ser el primero en hacerlo?

¡Anímate! ¡Escríbe un comentario!